Mejor robot cortacésped

robot cortacesped

En esta guía de compra del mejor robot cortacésped encontrarás todas las características que debes buscar a la hora de adquirir este tipo de productos. Sigue leyendo para saber qué son, para qué sirven, la guía de compra completa y las reseñas de los distintos modelos.

A quienes les gusta rodearse de electrodomésticos que les ayuden a gestionar las numerosas tareas que requiere una casa más o menos grande, seguramente también buscarán productos que hagan fácil y rápida la que, con demasiada frecuencia, es una tarea engorrosa y constantemente pospuesta: cortar el césped del jardín.

Probablemente todo el mundo conozca el clásico cortacésped que hay que arrastrar arriba y abajo del césped para cortarlo, que luego hay que recoger, meter en bolsas y eliminar adecuadamente, pero quizás mucha gente aún desconoce la existencia de robots cortacésped que trabajan de forma totalmente autónoma, sin conductor, y que se encargan del jardín en poco tiempo, manteniéndolo limpio y cuidado, ahorrando al propietario un tiempo y una energía preciosos.

Pero veamos con más detalle los mejores robots cortacésped, aparatos tan versátiles como queridos y deseados, analizando las principales características que deben tener para ofrecer un excelente rendimiento.

Revisión de los mejores robots cortacésped

Esta es la lista de los mejores robots cortacésped:

  • Robot cortacésped Bosch Indego 350 Connect
  • Robot cortacésped Worx Landroid WR141E
  • Yard Force COMPACT 280R
  • Worx WG796E Landroid M1000I

Robot cortacésped Bosch Indego 350 Connect

La marca Bosch es sinónimo de calidad y fiabilidad prácticamente desde siempre, y estas características de sus productos son ampliamente reconocidas tanto por los profesionales como por los compradores de a pie. Al igual que otros dispositivos de la marca, los robots cortacésped también son tecnológicamente avanzados y capaces de ser utilizados incluso por jardineros sin experiencia.

El modelo 350 Connect tiene unas dimensiones compactas y un peso relativamente ligero -7,6 kg– que le permite desplazarse con facilidad y guardarse con la misma rapidez con la que ha terminado su trabajo. Gracias a la app dedicada Bosh Smart Gardening, el robot cortacésped se puede gestionar fácilmente de forma remota en todas sus funciones -gracias también al sistema de notificaciones en tiempo real que informa al usuario, por ejemplo, si las cuchillas necesitan ser revisadas- y su software integrado le permite reconocer los obstáculos mucho más rápidamente que otros modelos. El sistema de navegación inteligente LogiCut permite que la Indigo 350 Connect trabaje según una trayectoria lógica y personalizable: en la práctica, guarda en la memoria los puntos en los que ya ha trabajado para ahorrar tiempo y energía evitando pasar por el mismo punto una y otra vez, y garantizando siempre la máxima eficiencia.

Además, el software integrado también permite tener en cuenta las condiciones meteorológicas locales para poder aconsejar al usuario sobre las mejores horas para cortar el césped. Su batería de iones de litio de 18 V le proporciona una autonomía de aproximadamente 30 minutos con una recarga que tarda 45 minutos en completarse y es capaz de trabajar en una gran superficie de hasta 350 metros cuadrados. Este modelo de cortacésped de Bosch se agarra perfectamente al suelo incluso cuando la hierba está húmeda y, una vez cortada, la rompe esparciéndola por el césped para que funcione como un abono natural.

Robot cortacésped Worx Landroid WR141E

Equipado con una batería de 20 V y un tiempo de recarga de unos 90 minutos, este modelo de robot cortacésped de Worx puede trabajar en una parcela de hasta 500 metros cuadrados y es programable directamente desde el teléfono móvil a través de una app dedicada. Una característica muy útil e interesante es la cuchilla lateral que corta la hierba a lo largo de los bordes del jardín cerca de los muros bajos, de modo que se puede evitar el clásico paso posterior con la bordeadora manual.

Apto para trabajar en cualquier tipo de terreno, incluso en aquellos con una pendiente de hasta el 35%, este robot cortador de césped de Worx está equipado con sensores que le permiten planificar su ruta y evitar cualquier tipo de obstáculo, y si, durante su funcionamiento, las condiciones meteorológicas traen consigo la lluvia, se dirigirá de forma autónoma a su base de recarga.

Como todos los productos Landroid, este modelo también es especialmente silencioso (sólo 65 decibelios) y la seguridad de las personas que se mueven alrededor del robot mientras está cortando la hierba está garantizada por el hecho de que, si se levanta, sus cuchillas se bloquean inmediatamente. El diseño de la base de carga también es muy interesante: en esencia, se trata de una rejilla por la que crece la hierba, que es cortada por el robot cortacésped cuando es necesario, dejando a la vista únicamente el poste de carga lateral.

Además, la batería de 20 V es extraíble y se puede utilizar con cualquier otro producto Worx, de modo que puede comprar varios y ahorrar en costes de batería cada vez. Este modelo de robot cortacésped también utiliza tres cuchillas de precisión milimétrica para picar la hierba y esparcirla por el suelo para fertilizarla de forma natural.

Yard Force COMPACT 280R

Modelo de gama media con una excelente relación calidad/precio, este robot cortacésped Yard Force puede cubrir una superficie de hasta 280 metros cuadrados, por lo que es adecuado para terrenos pequeños y medianos, incluso con ligeras depresiones en el suelo, ya que es capaz de hacer frente a pendientes de hasta el 30%. Se aprecia inmediatamente por su autonomía de 60 minutos dada por una batería integrada de iones de litio de 20 V que sólo requiere 90 minutos para una recarga completa.

Compacto y maniobrable, pesa más que otros modelos (14 kg) pero, al estar bien distribuido a lo largo de toda la estructura del robot, es fácil de transportar. Para un correcto funcionamiento, es necesario delimitar la zona a tratar con el cable perimetral, mientras que no es necesario delimitar lo que hay dentro de la zona de la misma manera que el robot está equipado con un sensor de ultrasonidos que le permite detectar cualquier obstáculo e invertir su movimiento de forma autónoma. La hierba se corta mediante tres cuchillas muy afiladas situadas en el centro de la estructura y su altura puede ajustarse -de 20 a 55 mm- mediante un cómodo mando situado en el cortacésped.

Muy interesante, en comparación con otros modelos, es la presencia de un peine situado en la parte delantera que posiciona correctamente la hierba antes de enviarla a las cuchillas para ser triturada: esto tiene dos ventajas fundamentales, acelera el trabajo de la máquina y filtra las piedrecitas que podrían dañar la calidad de las cuchillas.

El sensor Hebe & Rain integrado le permite detectar las primeras gotas de lluvia y volver a la base de carga para repararse y volver a terminar el trabajo cuando el tiempo se despeje. No está equipado con una aplicación específica, por lo que sólo puede manejarse manualmente mediante una programación muy fácil e intuitiva en el panel de control situado en la parte superior de la estructura.

Worx WG796E Landroid M1000I

Adecuado para jardines grandes (hasta 1000 metros cuadrados), este modelo de Worx está equipado con una batería recargable de iones de litio de 28 V, tiene una autonomía de aproximadamente 1 hora y requiere un tiempo de recarga de aproximadamente 90 minutos. Eficaz incluso en terrenos irregulares con una pendiente de hasta el 35%, el robot cortacésped de Worx está equipado con cuatro cuchillas muy afiladas que pican la hierba de forma eficaz para luego distribuirla por el suelo y abonarla de forma totalmente natural. Además, el nivel de ruido de 68 decibelios le permite trabajar con total autonomía incluso de noche sin causar la más mínima molestia.

La altura de corte es regulable de 20 mm a 60 mm, mientras que, gracias a la App Worx Landroid, es posible programar rápidamente el corte del jardín incluso diferenciando las distintas zonas para tener siempre la máxima eficiencia incluso en aquellas zonas del jardín que están separadas entre sí.

Fabricado con materiales de primera calidad, no teme a las inclemencias del tiempo si se almacena en el exterior y, si empieza a llover mientras está en marcha, volverá a su base de carga por sí solo y lo retomará donde lo dejó una vez que el tiempo se despeje. Está equipado con una función de recorte que se encarga eficazmente de esas zonas que no necesitará repasar más tarde y cuenta con un dispositivo antirrobo electrónico que sólo puede desbloquearse mediante PIN.

Qué es un robot cortacésped y para qué sirve

El robot cortacésped es una nueva generación de dispositivos electrónicos que poco tienen que ver con los clásicos cortacéspedes de tracción que todos estamos acostumbrados a ver o utilizar, ya que, a diferencia de éstos, realizan el trabajo de corte de forma totalmente autónoma.

Si queremos hacer una comparación para dar una mejor idea, podríamos decir que son algo así como la versión de jardín de los robots aspiradores que se encuentran en el interior de muchos hogares y que, al igual que estos últimos, funcionan de forma autónoma sin tener un conductor que los maneje. Esto es posible principalmente gracias a los sensores anticolisión que tiene el robot y que le permiten avanzar sin chocar con objetos o personas.

Las ventajas que puede ofrecer un producto de este tipo son realmente notables: en primer lugar, al funcionar de forma autónoma, ahorra al propietario un tiempo que puede emplear en actividades más placenteras y recreativas; en segundo lugar, también puede ser utilizado por personas poco familiarizadas con los productos tecnológicamente avanzados o inteligentes -incluso las personas mayores-, ya que dispone de controles sencillos, claros y muy intuitivos que, en la mayoría de los casos, también pueden ser controlados a través del teléfono móvil.

Además, su notable seguridad -el bloqueo de la cuchilla en caso de vuelco o elevación está prácticamente incluido- permite utilizarla con seguridad incluso en las inmediaciones de niños o animales domésticos, por no hablar del mayor respeto al medio ambiente que ofrece en comparación con los cortacéspedes de gasolina convencionales.

Cómo funciona un robot cortacésped

El funcionamiento de un robot cortacésped se basa en la potencia de su motor y la eficacia de las cuchillas con las que está equipado, lo que le permite trabajar dentro de un área delimitada por cables de baja tensión previamente colocados.

Antes de activar su funcionamiento, el robot cortacésped debe estar correctamente instalado, por lo que el primer paso es colocar su estación de carga cerca de una toma de corriente y, por supuesto, preferiblemente alejado de fuentes de calor directas y de las inclemencias del tiempo. Es importante que el robot pueda llegar fácilmente a su base de carga y que los cables perimetrales que guiarán su camino se hayan colocado bien para crear una especie de valla virtual que el robot no tenga que cruzar.

Hay muchos modelos diferentes en el mercado, cada uno con características precisas que responden a las necesidades particulares de cada usuario y su jardín, pero todos los robots cortacésped están diseñados para moverse de forma autónoma sobre el terreno y ocuparse de él de forma muy agradable a la vista.

Las cuchillas montadas en la parte inferior son muy afiladas y, como veremos, pueden ser de varios tipos y formas, mientras que la conformación estructural del robot es baja y compacta para permitirle moverse con seguridad incluso por encima de diferencias de altura significativas.

Sus movimientos se producen, por supuesto, sobre ruedas que, en la mayoría de los casos, están motorizadas y bien estructuradas para adherirse con seguridad al suelo, mientras que la elección de la trayectoria a seguir y, por tanto, su programación, requiere siempre la mano del usuario que también puede elegir la altura ideal del césped. Los modelos tecnológicamente avanzados mapean el terreno por sí mismos, de modo que pueden identificar de forma autónoma las zonas en las que la hierba es más espesa y en las que, por tanto, es necesario segar con más insistencia.

Cómo elegir el mejor robot cortacésped

Teniendo en cuenta que los robots cortacésped, unos más y otros menos, tienen un precio considerable, es una sabia elección hacer una evaluación del tipo de producto adecuado a las necesidades de uno antes de proceder a su compra.

Dicho esto, comencemos con las consideraciones generales sobre las características técnicas para evaluar los mejores robots cortacésped.

Máxima cobertura del suelo y pendiente

A la hora de decidirse a comprar un robot cortacésped para su jardín, es fundamental tener en cuenta estos dos aspectos que, en esencia, no son más que el tamaño y la forma del césped sobre el que tendrá que trabajar la máquina.

La cobertura máxima indica el tamaño de la superficie que el robot cortacésped puede segar y, obviamente, es directamente proporcional a la autonomía de su batería, al tipo de motor que monta y al rendimiento de corte que sus cuchillas son capaces de garantizar. Los modelos más recientes y potentes pueden trabajar en una parcela de hasta 1.000 metros cuadrados, mientras que la mayoría de los robots que se comercializan actualmente pueden cubrir una superficie de unos 500 metros cuadrados. Además, también se venden modelos más baratos que son adecuados para terrenos más pequeños que cubren una superficie de 100 metros cuadrados o menos. En cualquier caso, siempre es una buena idea elegir un modelo que pueda cortar una superficie mayor de la que realmente tiene, para no arriesgarse a sobrecargar los componentes del robot a largo plazo, poniendo en peligro su durabilidad.

Como ya se ha mencionado, otro aspecto fundamental a tener en cuenta es la inclinación máxima del terreno que se va a segar y sobre el que el robot tendrá que trabajar eficazmente sin riesgo de que vuelque de forma ruinosa. La mayoría de los modelos del mercado son capaces de trabajar en pendientes del 35%, pero no es raro encontrar robots que también aborden pendientes del 45% o del 50%. En el primer caso, están equipadas con dos ruedas motrices clásicas que pueden superar lo que son las pendientes comunes que se encuentran en la mayoría de los jardines, mientras que en el segundo caso tendrán cuatro ruedas motrices para superar pendientes mayores.

Autonomía

Si la antigua generación de cortacéspedes estaba equipada con la clásica y vieja batería de plomo-ácido de muy lenta recarga (la que se utiliza habitualmente en los coches), hoy, afortunadamente, la última generación de robots cortacésped está equipada con una batería de iones de litio que, además de ser más pequeña y ligera, garantiza una mayor autonomía con un tiempo de recarga muy reducido.

Obviamente, la duración del rendimiento que la batería es capaz de garantizar depende de su capacidad y, por lo tanto, cuanto más potente sea la batería, más tiempo podrá durar y permitir que el robot cortacésped trabaje en terrenos medianos y grandes.

El tiempo que tarda la batería en recargarse también es importante desde un punto de vista puramente práctico, ya que algunos modelos se recargan en poco menos de una hora, mientras que otros necesitan varias horas para estar completamente cargados.

La batería y su suministro de energía también son importantes a la hora de elegir el modelo específico de robot cortacésped que desea utilizar. En concreto, si eliges un modelo semiautomático, cuando la batería se agote tendrás que acompañar al robot manualmente hasta su estación de recarga: ciertamente estos modelos son más económicos e indicados cuando tienes un jardín intercalado con zonas cementadas o calzadas que impedirían el movimiento de un robot cortacésped trabajando en completa autonomía.

En este último caso hablaremos, por tanto, de los robots cortacésped automáticos que, por el contrario, regresan solos a su base de recarga en cuanto se agota la batería: estos modelos son ciertamente más caros y adecuados para grandes jardines no intercalados, pero sin duda ofrecen una importante comodidad al usuario que no tiene que estar constantemente atento al nivel de carga de la batería.

Además, otra ventaja fundamental de los modelos automáticos es que, una vez cargada la batería, regresan por sí solos exactamente al punto en el que se habían detenido para terminar el trabajo que habían empezado antes.

Potencia del motor

A la hora de elegir un producto, el motor es uno de los componentes que juega un papel más decisivo. En primer lugar, porque no necesita necesariamente un modelo de alto rendimiento, especialmente si su jardín es pequeño. Hay que distinguir entre los motores de gasolina, que son más baratos, y los eléctricos, que son más potentes.

Los primeros tienen motores de dos o cuatro tiempos con cilindradas superiores a 125 cc. Estos últimos expresan una potencia de entre 1.200 y 1.800 vatios. Con una mayor potencia del motor, el robot cortacésped hará el trabajo incluso en los terrenos más escarpados y el césped más espeso.

Cuchillas y corte

Por lo general, un robot cortacésped está equipado con dos o tres cuchillas -aunque no es raro encontrar cuatro o cinco- situadas en la parte central inferior del robot, pero algunos modelos también tienen una cuchilla en el lateral que se utiliza para cortar eficazmente la hierba a lo largo de los bordes del césped, reduciendo al mínimo la necesidad de que el usuario utilice una bordeadora manual.

Algunos modelos, en cambio, cuentan con un sistema de corte compuesto por una única cuchilla giratoria de acero inoxidable con puntas que van de 2 a 8 o un disco giratorio equipado con al menos 3 cuchillas de afeitar.

El corte realizado por las cuchillas puede ajustarse en altura pero no en anchura: normalmente el usuario puede seleccionar, sobre todo si desea tener un césped especialmente corto o de un tamaño muy preciso, una altura que en todos los modelos se sitúa entre los 15 mm y los 100 mm, mientras que, por lo que respecta a la anchura del corte, si se tienen necesidades específicas es conveniente considerar detenidamente esta opción a la hora de la compra.

De hecho, un robot cortacésped con un mecanismo de corte más ancho permite ciertamente un trabajo más rápido, pero suele ser menos eficiente energéticamente y tiene un nivel de ruido superior a la media. Por el contrario, un mecanismo de corte más estrecho hace menos ruido pero también tarda más en terminar su trabajo. En cualquier caso, la anchura de corte media de la mayoría de los robots cortacésped que se comercializan actualmente se sitúa entre los 15 cm y los 60 cm.

Las cuchillas de los últimos modelos de robot cortacésped son capaces de realizar un mulching, que consiste no sólo en cortar la hierba, sino en picarla finamente y depositarla de forma homogénea sobre toda la superficie del césped para que, al entrar en contacto directo con el suelo, se descomponga en poco tiempo -recordemos, a este respecto, que esto ocurre porque la hierba es un 70% agua- y abone el césped de forma totalmente natural y sin productos químicos. Además, existe una ventaja adicional para el usuario, que ya no tiene que recoger y eliminar la hierba manualmente, como ocurre con los cortacéspedes equipados con un sistema de recogida.

Funcionalidad y programas

Cada robot cortacésped tiene sus propias funcionalidades específicas que deben tenerse en cuenta a la hora de comprarlo para comprobar su compatibilidad con las necesidades específicas de cada uno. En general, los más importantes e interesantes son:

  • Programación semanal: con esta función puede indicarle al robot el día de la semana y la hora concreta a la que debe ponerse en marcha para cortar el césped, de forma que siempre tenga un césped bien cuidado.
  • Programación multizona: este tipo de programación es útil si tiene un jardín compuesto por dos o más zonas de césped separadas. En este caso, una vez programado, el robot cortacésped podrá gestionar varias secciones de césped de forma independiente, pasando de una parte a otra. Estos modelos son, por supuesto, más caros que los que admiten un único programa de corte, pero también ofrecen un mayor rendimiento y diferentes opciones de corte, en el sentido de que se pueden programar diferentes velocidades y cortes para cada zona a segar.
  • Control a distancia: el control a distancia se puede hacer bien a través de una aplicación que se puede conectar al teléfono móvil o a través de un mando a distancia, pero hay bastantes modelos de robots que se pueden programar y controlar únicamente a través de una pantalla y botones en su parte superior.
  • Sensores: son muy útiles para proteger tanto al robot como al usuario, pero también para que la máquina haga mejor su trabajo. Por ejemplo, el sensor de elevación y el sensor de choque detienen la acción de las cuchillas y el motor si chocan con un obstáculo o si el robot se levanta del suelo para proteger tanto la calidad de la máquina como la seguridad de quienes la rodean, incluidas las mascotas. También son muy útiles los sensores de lluvia que guían al robot de vuelta a su base de carga en cuanto empieza a llover para que no acabe cortando hierba mojada, pero sobre todo para que sus materiales y componentes no se deterioren.

Funcionalidad inteligente

Como todos los productos con tecnología avanzada y domótica media, los robots cortacésped tienen algunas funciones inteligentes realmente interesantes. Veamos algunas de las más comunes:

  • Aplicación integrada: si el robot dispone de recepción WiFi o Bluetooth, será posible conectarlo a una aplicación dedicada desarrollada por la empresa matriz para que el usuario pueda gestionar cómodamente su programación a distancia desde su teléfono móvil o tableta de forma sencilla, inmediata y muy intuitiva, pudiendo además proporcionar a la máquina instrucciones en tiempo real. Además, la posibilidad de disponer de forma inmediata de las continuas actualizaciones de software del robot le permite tener siempre una funcionalidad moderna y eficaz.
  • Pantalla intuitiva: si el robot no tiene una aplicación dedicada, es más fácil entonces que tenga una pantalla con botones que guíen de forma sencilla e intuitiva al usuario en la programación del trabajo a realizar.
  • Conexión con asistentes de voz: los últimos modelos tienen, por supuesto, la posibilidad de interconectarse con los asistentes de voz Alexa y Google Home para poder gestionar el corte de césped y el diagnóstico del robot con simples comandos de voz cuando estés dentro de tu casa o de forma remota a través de tu teléfono móvil si estás fuera.
  • Sensor de elevación: se trata de un sensor muy útil en términos de seguridad, sobre todo si hay animales o niños en las inmediaciones, ya que, si el robot se levanta durante su funcionamiento o pasa por encima de una depresión que le obligue a destapar las cuchillas, se activa una alarma acústica que sólo se puede desactivar introduciendo el código pin del usuario.
  • Sensor de lluvia: muy útil en caso de que llueva repentinamente mientras el robot está trabajando, le permite cambiar de dirección inmediatamente y dirigirse a cubrirse en su base de carga hasta que se detenga y luego volver a terminar de cortar.
  • GPS: ya hemos mencionado el sistema antirrobo y la posibilidad de desactivar la alarma acústica mediante un código pin, pero algunos modelos también pueden bloquearse, en caso de robo, y localizarse mediante GPS. Y no sólo eso, porque el GPS también puede enviar notificaciones a su teléfono móvil en caso de que el robot salga del jardín o de su zona de trabajo por error.
  • Mapeo del césped: esta función ahorra tiempo y hace que el trabajo sea más eficiente, ya que el robot, después de mapear el terreno sobre el que va a operar, sólo pasará por donde haya hierba que cortar, evitando las zonas por las que ya ha pasado. Algunos de los últimos modelos también pueden realizar un mapeo multizonal en presencia de un césped compuesto por varias zonas. En este caso, después de programar el trabajo para las zonas individuales, el robot las memorizará mapeándolas y procederá al corte.

Accesorios adicionales

A estas alturas, la mayoría de los mejores robots cortacésped vienen con muchos accesorios extra incluidos en el paquete de compra o que se venden por separado que los convierten en verdaderas piezas de tecnología avanzada y útiles para aliviar el trabajo y la fatiga de cualquier usuario, ya sea experto o novato, gracias a su facilidad de uso o a su mecanismo altamente intuitivo. Veamos cuáles son los principales y más interesantes:

  • Código pin: la posibilidad de poder introducir un código pin personal permite al usuario configurar todas las funciones que necesite y bloquear los controles para que nadie más pueda modificar los ajustes del robot cortacésped. Se trata de un extra muy útil sobre todo en presencia de niños curiosos o adultos inexpertos.
  • Dispositivo antirrobo: en la actualidad, muchos modelos están equipados con un dispositivo antirrobo electrónico -también teniendo en cuenta las grandes cantidades de dinero que suelen requerir los robots cortacésped- que emite una fuerte alarma cuando el robot se levanta del suelo y sólo puede desconectarse introduciendo el código Pin mencionado anteriormente.
  • Base de carga: esencial para el robot tanto porque proporciona carga al cortacésped como porque proporciona carga eléctrica al cable perimetral del que parte. Algunos modelos difieren mucho en cuanto a la longitud del cable que hay que conectar a la red eléctrica; en algunos casos es de unos 10 metros, mientras que en otros puede llegar a los 20 metros.
  • Cable perimetral: su longitud depende del tamaño del terreno en el que va a trabajar el robot y puede oscilar entre 80 metros y unos 200 metros. Para un efecto más estético, pero también para evitar obstrucciones, también se puede enterrar.
  • Conectores de cable perimetral: se trata de un tipo de elemento de conexión que repara el cable perimetral en caso de que se rompa por partes.
  • Medidor: se utiliza para obtener un corte preciso y exacto de los bordes del jardín manteniendo el hilo perimetral a la distancia adecuada de los bordes. De este modo, las cuchillas del robot sólo cortan la hierba delimitada por el cable y no van más allá.
  • Estacas: si decides mantener el cable perimetral a la vista y no enterrado, será necesario fijarlo al suelo con estacas para que pueda permanecer tenso, delimitando clara y adecuadamente la zona de trabajo.
  • Cuchillas de repuesto: a pesar de su alta calidad, las cuchillas también pueden deteriorarse, especialmente si se utilizan con frecuencia. En el mercado puedes encontrar varios tipos y formas -preferiblemente de la misma marca que el robot- para sustituirlos y tener siempre tu cortacésped como nuevo.

Conclusiones y consideraciones finales

Esta guía de compra del mejor robot cortacésped termina aquí.

Por lo que se ha dicho hasta ahora, es fácil ver que un robot cortacésped representa un verdadero aliado de importancia fundamental a la hora de cortar la hierba de su jardín.

De hecho, muchas personas descuidan esta actividad por falta de tiempo o energía y acaban teniendo un espacio abierto descuidado que no puede utilizarse para ninguna actividad de ocio o pasatiempo, por no hablar del inconveniente económico que supone pagar periódicamente a un jardinero para que corte el césped.

Por otro lado, equiparse con un buen robot cortacésped no sólo supone un ahorro de tiempo y energía en sí mismo, ya que es completamente autónomo a la hora de cortar y eliminar la hierba, sino que también permite a quien lo posee disfrutar de un espacio exterior que, hoy en día, representa un verdadero tesoro.

Si a la hora de considerar algunos modelos te puede echar para atrás un precio que consideras algo elevado, debes tener en cuenta que es un gasto más que justificado dada la calidad y prestaciones que garantizan los robots cortacésped y, sobre todo, fácilmente amortizable.

De hecho, se calcula que, a lo largo de unos cuatro años de uso, un robot cortacésped ahorra aproximadamente un 70% más en términos de energía y mantenimiento en comparación con un cortacésped tradicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *